Thursday, November 22, 2012

0 La NASA sigue una imprevisible tormenta de polvo en Marte

ation.com/pagead '>"; // -->




Una tormenta de polvo marciano que la nave Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA ha estado siguiendo desde la semana pasada también ha producido cambios atmosféricos detectables por los rovers en la superficie del planeta rojo.

Utilizando el instrumento Mars Color Imager a bordo del orbitador, Bruce Cantor, del Malin Space Science Systems, en San Diego, comenzó a observar la tormenta el 10 de noviembre, y posteriormente se informó al equipo que opera el rover Opportunity. La tormenta llegó a situarse a unos 1.347 kilómetros de Opportunity, dando como resultado sólo un ligero descenso en la claridad atmosférica en ese vehículo, que no tiene una estación meteorológica.

A mitad de camino alrededor del planeta del Opportunity, la estación meteorológica a bordo del rover Curiosity sí ha detectado cambios atmosféricos relacionados con la tormenta. Los sensores dle instrumento REMS, desarrollados en España, han medido una disminución de la presión de aire y un ligero aumento en la temperatura mínima durante la noche.

"Se trata de una tormenta de polvo regional. Se ha cubierto una zona bastante extensa con una bruma de polvo, y se encuentra en una parte del planeta donde algunas tormentas regionales pasadas se han convertido en brumas de polvo globales", dijo Rich Zurek, jefe de investigación sobre Marte del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California "Por primera vez desde las misiones Viking de la década de 1970, estamos estudiando una tormenta de polvo regional, tanto desde la órbita como con una estación meteorológica en la superficie".

La ubicación ecuatorial de Curiosity y los sensores de REMS, junto con la cobertura global diaria proporcionada por el orbitador, proporcionan nuevas ventajas en comparación con lo que ofrecieron las Vikings con su combinación de orbitadores y aterrizadores.

Cada año marciano dura aproximadamente dos años terrestres. Las tormentas de polvo regionales se expandieron y afectaron a vastas áreas de Marte en 2001 y 2007, pero no entre estos años ni desde 2007.

"Una de las cosas que queremos aprender es la razón de por qué algunas tormentas de polvo marcianas llegan a este tamaño y dejan de crecer, mientras que otros de este tamaño siguen creciendo y se hacen globales", dijo Zurek.

Tras décadas de observación de Marte, los científicos saben que hay un patrón estacional de las mayores tormentas de polvo marcianas. La temporada de tormentas de polvo comenzó apenas hace unas semanas, con el inicio de la primavera del hemisferio sur.

A partir del 16 de noviembre, el instrumento Mars Climate Sounder a bordo del orbitador detectó un calentamiento de la atmósfera a unos 25 kilómetros por encima de la tormenta. Desde entonces, la atmósfera en la región se ha calentado alrededor de 25 grados Celsius. Esto es debido a la luz solar que absorbe el polvo a esa altura, lo que indica que el polvo está siendo elevado muy por encima de la superficie y los vientos crean una neblina de polvo sobre una amplia región.

Las temperaturas más cálidas se observan no sólo en el ambiente polvoriento en el sur, sino también en un punto caliente cerca del norte de las latitudes polares, debido a cambios en la circulación atmosférica. Cambios similares afectan la presión medida por Curiosity a pesar de que la neblina de polvo está todavía muy lejos.

Además del valor de la investigación para una mejor comprensión de las tormentas, su control también es importante para las operaciones de los rover. Si la tormenta volviera a ser global, el rover Opportunity se vería más afectados. Más polvo en el aire o cayendo sobre sus paneles solares reduciría la energía solar que suministra energía al rover para las operaciones diarias. Curiosity es alimentado por un generador termoeléctrico de radioisótopos en lugar de las células solares. Los principales efectos de aumento de polvo en el aire en su sitio serían neblina en imágenes y una mayor temperatura del aire.

 
back to top //PART 2