Monday, December 3, 2012

0 AMC Amitron el prototipo eléctrico que sacudio al petroleo

gead2.googlesyndication.com/pagead '>"; // -->


1968 AMC Amitron, el prototipo eléctrico que sucumbió al petróleo



Ahora tenemos el Chevrolet Volt, pero la industria americana nos ha brindado con prototipos eléctricos desde hace bastantes años. Habrá muchos más aparte de el 1968 AMC Amitron, pero hoy toca hablar de este.

Sus formas no eran las más agraciadas, pero aún así, conserva ese encanto de los prototipos de la década de los '60. Además, pese a eso, tuvo una gran acogida entre el público durante su presentación. Parece mentira, pero es así.

Su tecnología era equiparable a la actual, salvando las diferencias, claro está. Casi se puede decir que la mayoría de elementos que nos presentan ahora como revolucionarios ya estaban presentes entonces. Por ejemplo, los frenos servían para regenerar la carga de las baterías.

Por supuesto, las baterías no son la panacea de la vanguardia, puesto que contaba con dos tipos de baterías: unas de litio-niquel y otras de niquel-cadmio. Las primeras funcionaban cuando el coche viajaba a velocidades sostenidas, mientras que el segundo tipo de baterías se utilizaba en las aceleraciones.

No contaba prestaciones de escándalo como por el ejemplo el Tesla Roadster, pero no era eso lo que se buscaba. El AMC Amitron era un coche de ciudad, con lo que sus 80 km/h de velocidad máxima eran más que suficientes para su cometido. Eso sí, a pesar de su aerodinámica carrocería, para alcanzar la máxima velocidad necesitaba 20 segundos. Su autonomía era de unos excelentes 240 km por carga.

Otra de sus ventajas respecto a anteriores prototipos similares era su peso. El conjunto de baterías sólo pesaba 91 kg, una cifra a tener en cuenta dada la fecha de la que estamos hablando.

Contaba con capacidad para tres ocupantes, que se acomodaban en asientos hinchables. Sí, hinchables. No hay nada que pese menos que el aire. De esta forma, dado su reducido espacio interior, era fácil hacer hueco deshinchando uno de ellos para meter la compra o cualquier otra carga.



En 1977, American Motors Corporation volvió a la carga con los coches de ciudad eléctricos y presentó el AMC Electron. Prácticamente igual en el planteamiento y en su diseño, sucumbió de igual forma a los costes de producción.

¿Y por qué digo que sucumbió al petróleo? Está claro que el precio a pagar por esas baterías podría no ser el esperado y probablemente, aumentaría considerablemente el coste final del coche. Esto, unido a que por aquella época la crisis del petróleo aún ni se olía, propició que este interesante prototipo quedase en eso, es un prototipo.

Hubiese sido interesante ver como serían los coches en la actualidad si estos prototipos tan avanzados a su tiempo hubiesen seguido desarrollándose de cara a un coche de producción. Posiblemente la industria automovilística como la conocemos ahora sería totalmente diferente…

fin del post
[/size
]

 
back to top //PART 2