Sunday, December 30, 2012

0 Chile logra la mayor clasificación de riesgo alcanzada por

ndication.com/pagead '>"; // -->


Chile logra la mayor clasificación de riesgo alcanzada por un país latinoamericano



Standard & Poor's decidió subir desde "A+" hasta "AA-" el rating de la deuda soberana local.

Con esto, se ubica en el mismo nivel de economías como China, Japón, Taiwán, República Checa y Estonia.



"La capacidad de la economía chilena para generar políticas contracíclicas que ayuden a afrontar shocks externos". Esa fue la tesis principal que argumentó ayer la clasificadora de riesgo Standard & Poor's (S&P) para elevar la nota de la deuda soberana nacional en moneda extranjera, desde "A+" a "AA-", cuyo impulso le otorgó a nuestro país alcanzar el grado más alto en la historia entre los mercados latinoamericanos.

La agencia -que también elevó la clasificación de la deuda en moneda local desde "AA-" a "AA+"- destacó que la "resistencia de la economía chilena continúa fortaleciéndose" en un panorama externo marcado por la debilidad global, que tiene como sus principales preocupaciones la crisis en Europa y el lento desempeño de mercados más desarrollados.

Las expectativas de S&P también destacan elementos domésticos como el ritmo de crecimiento, pues proyecta que el Producto Interno Bruto (PIB) nacional se expandirá un 6% en 2012 y un 5,2% el próximo año, con un ingreso per cápita de US$ 15.800 y US$ 16.700 para cada período. Las cifras son superiores a lo que el Banco Central estima: un 5,5% para este ejercicio y entre 4,25% y 5,25% en 2013.

Con esta nueva clasificación, Chile se aleja aún más de sus pares en América Latina, como Brasil, Perú y México, que poseen un grado "BBB". Las economías a nivel mundial que tienen una nota "AA-" otorgada por S&P son Estonia, Arabia Saudita, Bermudas, República Checa, Taiwán, Japón y China (ver infografía).

La nueva nota de Chile, dicen en el mercado, viene a reafirmar las favorables e históricas condiciones que evidenció el fisco para emitir en octubre bonos por US$ 1.500 millones, y que dejó al país con las mejores tasas de financiamiento entre los mercados emergentes que han colocado deuda en Wall Street.

El jefe de clasificaciones soberanas para América Latina de S&P, Roberto Sifón-Arévalo, explicó que hace más de dos años que en la agencia existe una ponderación positiva frente al desempeño macroeconómico de Chile. Sin embargo, reveló que desde octubre que se venía barajando la opción de elevar la nota de Chile, que se reafirmó con visitas al Gobierno, consultoras y otras entidades.

"Tomamos en cuenta el desempeño fiscal, el impacto de la crisis en Europa, los efectos en el precio del cobre y nos dimos cuenta de que las herramientas con que cuenta Chile para enfrentar estas amenazas externas son muy robustas", indicó Sifón-Arévalo.

Respecto al impacto que tendrá la nueva clasificación de Chile en las próximas emisiones de bonos, el experto indicó que "es una señal que ayuda a que el costo de financiamiento se mantenga bajo".

En ese sentido, Axel Christensen, director ejecutivo de BlackRock para Sudamérica (excluido Brasil), dijo que el nuevo grado de la deuda nacional "ya se tenía internalizado en el mercado y su impacto inmediato sería marginal".

Desafíos a futuro


Para ver una mayor ponderación en la deuda soberana chilena, los expertos se centran en reformas microeconómicas.

"Los desafíos de Chile apuntan al largo plazo. Uno de ellos es darle más competitividad a la economía a través de su diversificación. Para ello, debe mejorar el fomento de creación de pequeñas y medianas empresas (pymes), respaldar su red de generación eléctrica y reducir sus brechas sociales", señaló Sifon-Arévalo. Asimismo, destacó un punto relacionado con el financiamiento que están adquiriendo las empresas chilenas.

"Nosotros observamos una alta exposición de las corporaciones y entidades financieras a la deuda en moneda extranjera. Hay que tomar en cuenta ese antecedente, considerando que muchas de ellas no generan los mismos niveles de ingresos en divisas internacionales, lo que produce un potencial desbalance", agregó.

Para el economista jefe de Santander, Pablo Correa, Chile también necesitará a futuro de cambios más profundos para generar una competitividad mayor que se refleje en una clasificación más alta.

"No hay que sobreentusiasmarse (con el nuevo grado de la deuda nacional). Lo que queda en adelante para que Chile siga mejorando aún más, son temas estructurales y de una solución mucho más difícil que van relacionados con una ola de reformas más potentes", manifestó.

Según Correa, las ventanas que tiene Chile para seguir mejorando su clasificación son limitar las características de dependencia del cobre y la mala distribución del ingreso. "Solucionar ambas cosas es más difícil y más a largo plazo que los requerimientos fiscales", apuntó.

 
back to top //PART 2