Thursday, December 6, 2012

0 Lindsay Lohan, frente al abismo

hr />
La actriz de 26 años se enfrenta a una pena de prisión en California
También afronta duras sanciones del fisco por no declarar




La serenidad y las intenciones de regresar al buen camino le han durado a Lindsay Lohan lo justo para que perdure su leyenda negra en la conciencia colectiva. Quizá tenga que ver el hecho de que la película con la pretendía reencauzar su reputación no estuvo a la altura de las circunstancias, una endeble 'Liz & Dick' basada en la vida de Eizabeth Taylor. Lo cierto es que sus problemas con la Justicia han vuelto.

Lohan, de 26 años, volvió a ensuciar su expediente con una pelea en una discoteca en Nueva York la semana pasada. Aparentemente borracha, la emprendió a golpes con una mujer que andaba flirteando con su acompañante, lo que provocó su arresto por la policía de Nueva York.

La protagonista de 'Chicas malas' apenas tuvo tiempo de recuperarse del golpe porque en Los Ángeles le esperaban más problemas con las autoridades. Su accidente de tráfico del pasado mes de junio, en el que estrelló su deportivo contra un camión, podría devolverla a prisión por violar la libertad condicional que todavía pesa sobre sus hombros por delitos anteriores.

A falta de una fecha para comparecer ante el juez, la polémica actriz tendrá suerte si esquiva la cárcel. Ahí quedan sus mentiras a la policía de Santa Mónica, a la que trató de hacer creer que no era ella la que conducía el coche en el momento del accidente en una carretera de playa de Los Ángeles.

Por si fuera poco revuelo, también han surgido estos días informaciones sobre sus problemas con el fisco estadounidense. De acuerdo a fuentes cercanas citadas por la cadena de noticias Fox, Lohan tiene sus cuentas bloqueadas tras cuatro notificaciones del Servicio de Rentas Internas por investigaciones abiertas. El dinero que ha cobrado en metálico por asistir a fiestas y otros eventos sociales puede ser la causa de un problema aún mayor que los que ha tenido en el pasado la actriz.

En este caso se enfrenta a penas de prisión severas por no haber declarado cantidades de dinero que de momento superan los 200.000 dólares. Se sabe además que sus contables la han abandonado ante la tormenta legal que se avecina.

Parte de esos problemas derivan de su estilo de vida privilegiado, acostumbrada a grandes lujos y al dispendio. Su cuenta en el hotel Chateau Marmont de Los Angeles fue noticia tras ser expulsada de la lujosa estancia por falta de pago. En total debía 47.000 dólares por seis semanas de alojamiento, incluyendo una cuenta de 3.000 dólares en la barra del hotel y 47 paquetes de cigarrillos.

Tanto disparate podría acabar de un plumazo si la justicia le vuelve a parar los pies a la actriz. Con semejante historial, será difícil que en los estudios la vuelvan a tomar en serio.






















 
back to top //PART 2