Thursday, November 15, 2012

0 Isaac Newell un grande...

tyle="text-align: center">ISAAC NEWELL (1853-1907)

Origen, historia y formación
Allá por el año 1853 en Strood, una pequeña ciudad inglesa del condado de Kent, Inglaterra, nacía un 24 de abril Isaac Newell. De alma aventurera y con un espíritu emprendedor, a los escasos 16 años de edad partía hacia Argentina en un buque de cargas. Después de largos meses de viaje llegaba al puerto rosarino con muy pocos recursos y una carta de recomendación para Guillermo Wheelwright, administrador de los ferrocarriles en construcción que unían Rosario y Córdoba, quién le acercó la posibilidad de poder trabajar de telegrafista.
Así transcurrieron sus primeros años en Rosario, trabajando para poder mantener su alimentación y capacitándose para concretar su sueño de educar y formar personas. Unos años más tarde conocía a quién fuera su esposa, Anna Margreta Jockinsen, una joven alemana con la que formalizaría su relación en 1876. Seguramente y recolectando algunos datos históricos que avalan la cuestión, la figura de Anna fue sumamente importante para Isaac, por ser un sostén fundamental en sus sentimientos, en la conformación de la familia y en la organización del Colegio.
En 1878 el matrimonio Newell tenía su primer hijo, que llamó Claudio y del que nos ocuparemos mas adelante. Años más tarde tendrían dos hijas más, llamadas Liliana y Margarita. Ese mismo año 1878 Anna e Isaac terminaban sus estudios y comenzaban a dar sus primeras clases en el Colegio Anglicano, hoy Colegio Inglés.
1884: El colegio, la primera pelota de cuero y reglamento de fútbol
Acontecían los principios de la década del 80, mas precisamente en el año 1884, el gran maestro fundaba el Colegio Comercial Anglicano Argentino. En su escudo ya se vislumbraban la unión de dos colores, uno negro, conteniendo las alas de Mercurio (Dios de la elocuencia y el comercio), y otro rojo, en el que se advertía la lámpara de la sabiduría; a la izquierda estaba dibujada la bandera inglesa, en tanto que a la derecha aparecía la bandera argentina.
El colegio, ubicado en la actual intersección de Entre Ríos y Wheelwright, fue símbolo en la formación de grandes personas. Pasaron por sus aulas importantes deportistas, políticos, periodistas, médicos y abogados.
Isaac sin olvidar sus raíces, viaja ese año a Inglaterra para recontarse con su familia. Su regreso es clave en los orígenes del fútbol nacional, el gran profesor trae consigo la primera pelota de fútbol en cuero y el primer reglamento de football de la República Argentina. Quizás sin proponérselo, a partir de ese viaje, el fútbol comenzó a ser una pasión inexplicable en la ciudad. Los patios del Colegio se plagaban de chicos corriendo detrás de la pelota y en las clases deportivas se enseñaba el reglamento.
Recordemos que en 1848 representantes de diferentes colegios ingleses se dieron cita en la Universidad de Cambridge para crear el código Cambridge, que funcionaría como asiento para la creación del reglamento del fútbol moderno. Finalmente en 1863 en Londres, se oficializaron las primeras reglas del fútbol asociación.
Con la realización de la primera reunión de la International Football Association Board en 1886, se expanden por el mundo las nuevas reglas que separaban el fútbol del rugby, eliminando el tacle, definiendo la cantidad de jugadores por equipo, además de agregar el travesaño al arco donde debían convertirse las anotaciones. Dos años después de la creación de la asociación de fútbol internacional, y aprovechando el viaje a Inglaterra, Isaac traía a la ciudad el mencionado reglamento. Se podría decir con exactitud que Newell fue el precursor del fútbol argentino y quién instruyó como debía practicarse este deporte.
Mientras los hijos de los jerarcas ferroviarios de la clase alta rosarina jugaban un deporte inglés llamado cricket o algo así, los pibes de Newell se embarraban y pateaban la primera pelota de fútbol en 1884. Ya en los comienzos de su historia, la ciudad de Rosario contrastaba sus grandes diferencias sociales. Por un lado la minoría elitista practicaba un deporte desconocido y por el otro los pibes, de corazón y formación popular, se divertían metiendo goles.
Mientras algunos pocos aristócratas, creados y dirigidos por un caballero de la corona británica, estaban mas cerca del five o´clock tea, los estudiantes de Newell, de mate con chicharrón, revolucionaron el fútbol rosarino jugando por primera vez al balónpie en la ciudad, enseñándole a Rosario lo que era este deporte de afluencia popular y entre otros logros, creando la Liga Rosarina de Football en 1905 y ganando la Copa Pinasco que se ofrecía en disputa.
Escuela de vida
Espíritu inquieto y soñador, Isaac Newell, un apasionado por los deportes, había nacido en la ciudad de Rochester, en Inglaterra, y emigró a la Argentina cuando contabas apenas con 16 años. Luego de un breve paso por Buenos Aires, se trasladó a Rosario con una nota de recomendación para el empresario William Wheelwright, constructor del ferrocarril Central Argentino, quien lo empleó como telegrafista. Realizó esta tarea durante varios años mientras estudiaba profesorado en el colegio metodista del reverendo Thomas B.Wood, donde conoció al amor de su vida, la joven Anna Margaretha Jochimsen, con quien en 1880 asumió la dirección del Saint Bartholomew´s Day School, popularmente conocido como Colegio Inglés.
Gracias a su gestión, en un año esa escuela duplicó la cantidad de alumnos, logró una reputación sin precedentes en la ciudad y se intensificaron los padrinazgos para los niños que no podían afrontar los gastos escolares. Sin embargo, en 1884 una divergencia con el director, el pastor George Adams, hizo que los Newells se retiraran del San Bartolomé y al año siguiente abrieron el Colegio Comercial Anglo Argentino en la casa de la calle Entre Ríos 139, donde había vivido Wheelwright, su otrora benefactor.
La escuela de Newell fue la primera no católica de Rosario que ofreció un internado para los niños, los que quedaban pupilos; la primera en aunar ejercicios físicos y educación; la primera en tener un campo deportivo (al que llamó Club Atlético Newell´s School, y que luego se llamó Newell´s Old Boys) y el primer lugar donde se habría jugado al "Foot Ball" con un reglamento traído ese mismo año por Isaac de Inglaterra. Asimismo, su originalidad radicó en que fue un emprendimiento familiar: en la misma casona también vivían los Newells, y actuaron como docentes – además de maestras normales y otros – don Isaac y su esposa, su hijo Claudio con su mujer (Catherine Dodd, que también fue maestra en la Escuela Talleres) y su hija Liliana.
Así, esta fue una experiencia sin precedentes en Rosario, ya que se trató de la conformación de una gran familia multirracial –allí concurrieron hijos de criollos y de todas las nacionalidades de inmigrantes-, multicultural y abierta a todas las religiones y donde el matrimonio Newell era como los padres de esos chicos.
Isaac también fue profesor del Colegio Nacional, a donde solía ir a caballo, pero la muerte de su hija Nora en 1898 y la de Anna al año siguiente fueron un duro golpe de que nunca pudo recuperarse. En 1900 dejó la dirección del colegio a su hijo Claudio y emprendió un viaje a su país natal, de donde regresó para morir en Rosario, la ciudad que tanto amó y donde su recuerdo vivirá para siempre en sus hijos del corazón.
Loading...

Popular Posts

Blog Archive

 
back to top //PART 2