Thursday, November 22, 2012

0 Cuando vuelva a River, lo llevo a Forlán

; // -->


El goleador del Gremio y esposo de Wanda Nara habla de su buen momento en el fútbol brasileño, de su paso por el Barcelona y de sus siempre vigentes ganas de volver a River. "Es mi segunda casa, quiero retirarme en el club.




Después de varios intentos, lógicos en una llamada de larga distancia, la voz del otro lado parece confirmar el éxito de la comunicación con un "Oi, Oi" en un excelente portugués. El que saluda es Maxi López, quien luego continúa la charla en español. El esposo de Wanda Nara ya hace varios meses que está en Brasil y piensa en la posibilidad de quedarse allí por más tiempo. "Estoy muy cómodo con el pueblo brasileño, la gente es muy alegre y además estoy a una hora de mi país", dice el rubio delantero.

-Estuviste en España, Rusia, Brasil... Vayamos por partes, ¿en Barcelona sentís que pudiste haber hecho más?

-Sí, pero fue difícil. El equipo estaba muy aceitado y cuando pude lograr cierta continuidad, me lesioné.

-Te tocó estar en los inicios de Messi...

-Cuando llegué, él estaba en el Barcelona B. Me tocó vivir su crecimiento y, la verdad, impacta lo rápida que fue su evolución. En ese proceso de maduración en el que se adaptaba a la Primera, fuimos muy compinches y pude conocer a un chico muy simple. Casi siempre andábamos juntos y nos llevábamos muy bien. Me acuerdo de que él venía a casa a jugar a la Play.

-¿Y con Ronaldinho, qué onda?

-Quedó un vínculo muy fuerte con él y seguimos en contacto con Ronnie. Hace poco estuvo en Porto Alegre y nos juntamos a comer un asado.

-¿Tuvo algo que ver con tu llegada al Gremio?

-Digamos que fue el que me empujó a tomar la decisión. Me contó lo grande que era el club y me aconsejó bastante bien. Dinho fue figura y es ídolo en este club. Hace poco lo llamé y le dije que volviera a jugar al Gremio, pero me dijo que por ahora estaba cómodo en el Milan.

-¿Y de Rusia qué podés contar? ¿Se te complicó la adaptación?

-No, porque llegué a un equipo en el que jugaban tres argentinos: Braca, Maxi Moralez y Pablito Barrientos. Encima teníamos un traductor que hablaba perfecto español. Nos juntábamos siempre a comer y a pasarla bien. El ruso es frío pero nosotros hacíamos un bardo que no importaba nada.

-Ahora en Brasil estás cómodo, ¿no?

-Sólo tengo palabras de agradecimiento para la gente de Gremio. La Directiva me trata bien y ni hablar de la hinchada, que es muy semejante a las hinchadas argentinas.

-Vos en el Gremio y D´Alessandro en el Internacional de Porto Alegre, ¿cómo viven esa rivalidad?

-La rivalidad es sólo futbolística. En la ciudad no nos juntamos por la gente. Puede llegar a ser complicado y peligroso. Es difícil porque las hinchadas son muy fanáticas.

-¿Ya te acostumbraste a verte en las revistas de chimentos?

-Sí, ya estoy más relajado. Mientras que haya respeto todo bien. El laburo de mi mujer lo tomo con la mayor naturalidad posible y trato de acompañarla en todo.

-Cuando todos creían que entre Wanda y vos sólo había un amor pasajero, demuestran día a día que están bien...

-Obviamente. No es la primera vez que un jugador se junta con una famosa. Lo que pasa que la situación da que hablar y la gente opina. Con Wandita pegamos una onda diferente y tuvimos el plus de formar una familia. Tener un hijo como Valentino fue lo más lindo que nos pasó.

-¿Cómo es tu relación con el novio de Zaira Nara, Diego Forlán?

-Es muy buena onda. Hace poco nos juntamos todos a comer. La familia se está agrandando.

-¿Para cuándo la dupla López-Forlán?

-Ja, estaría bueno, ¿no? En un futuro me lo voy a llevar para River. Ahora tiene para rato en Europa pero voy a calentarle la oreja para que juegue en el Millonario.

-A River siempre lo tenés presente...

-Y sí. Es que es mi segundo hogar y la gente siempre me trató muy bien. En un futuro pienso volver para retirarme en el club.

 
back to top //PART 2